El hombre, en la antigüedad, no tenia a los perros como animales de compañía, sino por su utilidad.

Las distintas razas fueron creándose por la selección de sus aptitudes y su carácter a partir de unos ejemplares que también iban fijando unas características raciales locales.

No podemos hablar de los orígenes del West Highland White Terrier sin detener nuestro pensamiento en los parajes escarpados y rocosos de las tierras altas del oeste de Escocia, los Highlands.
En aquellos tiempos se les apreciaba porque eran perros de caza pequeños, capaces de perseguir a la presa (zorros, gatos monteses y tejones) entre las rocas y de entrar en sus madrigueras. Tenían pelo duro y capa de lana que les protegía de las más severas condiciones climáticas. Eran valientes y robustos, podían cazar en solitario o en grupo, ya que se sabían hacer respetar entre sus congéneres y evitar peleas innecesarias.

A principios del siglo XVII el rey James I obsequió al rey de Francia con seis pequeños terriers blancos de Argyllshire.
A lo largo del siglo XIX fue perfilándose la raza, que variaba mucho de una zona a otra, recibiendo varios nombres, como Poltalloch terrier, White Roseneath terrier, White Scottish Cairn y Little Skye.


Pero no fue hasta 1904 cuando cuando se reconoció oficialmente con su actual nombre de West Highland White Terrier.
El Coronel Malcolm de Poltalloch fue uno de los criadores responsables del desarrollo de la raza a finales del siglo XIX. A causa de un accidente de caza en el que confundió a su terrier (un Cairn) preferido por una liebre. Por lo que se decidió a seleccionar perros blancos que no pudieran ser confundidos por la presa. Reunió todos los ejemplares blancos de Cairn terrier.

También lo fue el Dr. Flaxman de Fifeshire, quien tenia una hembra Scottish Terrier que daba cachorros blancos en todas sus camadas. A partir de esos cachorros había desarrollado paralelamente una línea de Scottish terriers blancos.
A primeros del siglo XX todavía era frecuente que un ejemplar de westie determinado fuera descendiente de ejemplares de distinta raza como Cairn Terrier o Scottish Terrier.Hasta que en 1917 el American Kennel Club prohibió registrar pedigríes de westies que tuviesen Scottish o Cairn terrier en las tres primeras generaciones, lo que también fue pronto prohibido por el Kennel Club inglés.
Este origen común explica el que aún hoy en día sean tan frecuentes y difíciles de eliminar las manchas blancas en el Scottish Terrier y en el Cairn Terrier.

En 1904 se formó el West Highland White Terrier Club of Scotland, con el Duque de Argyll como Presidente. Ese mismo año se clasificó la raza como West Highland White Terrier en la Exposición Anual del Scottish Kennel Club.
En 1907 el Kennel Club reconoció la raza con el nombre de West Highland White Terrier y el coronel Malcolm consiguió influir de forma decisiva en la redacción de su estándar.